Acupuntura Tradicional China

La palabra Acupuntura es el término como se llama en el occidente a la Medicina Tradicional Oriental.

Los escritos sobre Acupuntura Tradicional China se remontan a 5000 años de antigüedad, época en la cual se publicaron 34 libros que se conocen como el Nei Ching, colección que tardo mas de 1500 años en ser completada, y del que su ultimo capitulo se termino de escribir hace aproximadamente 3000 años. Gran parte de la Acupuntura Tradicional China se basa incluso actualmente en la sabiduría contenida en estas obras, que incluyen la Medicina Tradicional China, la dieta, los diferentes tipos de manipulaciones, la hidroterapia, la fitoterapia, la terapia solar, la Eólica, y el ejercicio físico entre otras.
Las primeras agujas de Acupuntura de las que se tiene referencia estaban hechas de piedra, y eran descritas como “taladros de piedra” en el antiguo libro de las montañas y de los mares (Shan Hai Jing), escrito hace mas de 2000 años, puede leerse el siguiente pasaje: “En las montañas Kaoshih existen ricos depósitos de jade, bajo los que se puede encontrar una piedra adecuada para la fabricación de agujas”. En el Neolítico, los chinos ya usaban agujas de hueso y bambú, pero con el descubrimiento de los metales, las agujas de Acupuntura se elaboraron con hierro, plata, oro y diversas aleaciones de metales. Hoy se utilizan agujas de acero inoxidable tratado.

Meridianos de la acupuntura.

La Acupuntura se basa en la teoría de que en el cuerpo existe una doble corriente de energía llamada yin y Yang, y que ésta forma parte de un concepto general de energía conocido como Chi, Ki o fuerza vital. Estas energías se expresan en todas las cosas del universo: El día y la noche, el calor y el frío, la vida y la muerte, lo caliente y lo frío, etc. Todo tiene una fuerza opuesta, pero esta oposición es a su vez complementaria. El Yang estimula, contrae y constituye el principio positivo, mientras que el Yin apacigua, expande y es el principio negativo. La salud depende del equilibrio entre el Yin y el Yang, primero dentro del cuerpo y después dentro del universo. Este equilibrio debe ser protegido y conservado, ya que en caso contrario surge la enfermedad. Los chinos descubrieron que esta energía vital (el Yin y el Yang) circula en el cuerpo a través de los “meridianos”, canales o “ryodorakus”, de modo similar a lo que ocurre en los recorridos sanguíneos, nerviosos y linfáticos. El paso de la energía por los meridianos del cuerpo puede detectarse utilizando medios electrónicos como el Neurómetro.