Verdades Fundamentales

Verdades Fundamentales según Bach

Las Verdades Fundamentales son en la obra de Dr. Bach, algo así como sus pilares filosóficos y su importancia capital subyace cuando señala que “para entender la naturaleza de la enfermedad hay que conocer ciertas verdades fundamentales”.

El hombre tiene un alma que es su ser real. El alma tiene para Dr. Bach una función motora. Ella dirige y ordena nuestra vida. Pero también es la esencia de lo que somos y su naturaleza.

Somos personalidades y existimos para lograr conocimiento y experiencia. La personalidad es nuestra parte transitoria, la encarnadura que, entre incertidumbre y elección, nos sirve de sostén material en esta vida.

Nuestra vida no es mas que un momento en nuestra evolución. Esta afirmación de Dr. Bach implica las ideas de de karma y reencarnación. De un modo correlativo estos conceptos se sustentan en la idea de la vida como proceso.

El conflicto entre el alma y la personalidad es la causa de la enfermedad e infelicidad. Bach ubica este conflicto entre el alma y la personalidad. Mientras entre ellas hay armonía, sus frutos son la paz, la alegria y la salud. Por el contrario, cuando se precipita el conflicto surge la experiencia de la enfermedad y la infelicidad. Bach atribuye el motivo del nacimiento del conflicto a “cuando nuestra personalidad se desvía del camino trazado por el alma, o bien por nuestros deseos mundanos o por la persuasión de otros.

La unidad de todas las cosas. Para Dr. Bach la fuerza creativa del universo es el amor y todo aquello de lo que tenemos conciencia es en su infinito numero de formas una manifestación de ese amor, ya sea un planeta como un guijarro, un hombre u otra forma de vida.