Bioenergética y Medicina

“Podemos considerar que hasta el advenimiento del método científico, toda la medicina puede ser considerada como tradicional. A partir de entonces, y con la adopción del método newtoniano – cartesiano como código de lectura del Universo, la corriente de la medicina científica o moderna con sus portentosos avances, conquista el estatus de paradigma dominante en la cultura occidental. Así, dos grandes corrientes se insinúan socialmente para la medicina del hombre. Por un lado el conjunto de las grandes medicinas tradicionales del mundo, y por el otro, la corriente de la medicina moderna.

Esta asume el estatus de medicina oficial en el mundo occidental, y considera a su vez cualquier sistema médico, que no parta de lo científico en su esencia, como un sistema marginal, alternativo, o en el mejor de los casos, paralelo. El curso de la misma investigación científica demuestra, en el marco de la medicina globalmente considerada, que los diferentes abordajes de la salud del hombre, más que métodos paralelos o alternos, son procedimientos complementarios que abarcan diferentes armónicas de la misma nota fundamental del proceso evolutivo: la vida.

De esta nota fundamental, la vida, que a la luz de la misma física moderna, se han ocupado las ciencias biológicas, enfatizando en el carácter de esta como organización energética con un propósito evolutivo, se propone el antiguo nombre de BioEnergética, ya acuñado por Lowen, como una denominación que enfatiza para la vida el aspecto energía que la caracteriza y determina.

Podemos considerar que el descubrimiento más importante de la física ha sido el concepto y la realidad del campo, que nos ha llevado a una desmaterialización progresiva de nuestra visión del mundo.

Antiguas cosmovisiones sostienen que no hay nada más que energía, manifestada en diferentes dimensiones u octavas vibratorias. De la interacción entre los diferentes campos de energía simultáneamente presentes en un organismo, nace esa expresión metabólica, fisiológica, emocional o mental que puede caracterizarlo. Una interacción armónica o coherente es producto de la comunicación fluida entre sus diferentes componentes. La interrupción en las comunicaciones o resonancia entre las diferentes expresiones del campo vital, por diferentes causas, origina el estado de desarmonía transitoria que llamamos enfermedad. Es de este tipo de procesos de flujo de energía – materia, energía, información – de los cuales se ocupa la BioEnergética

Hasta el presente, la medicina se ha ocupado, básicamente, del campo de la materia; su campo de referencia va de los microsistemas orgánicos hasta la biología molecular, banda en la que se desenvuelve la corriente principal de la medicina moderna. La biofísica solo se insinúa teóricamente en el campo médico y sus aplicaciones se reducen a unos cuantos procedimientos especializados. la electroterapia y la magnetoterapia y fueron tomadas como idealistas. De la máquina del cuerpo se pasó al río de las moléculas, y la medicina empieza a conquistar, apenas, el campo de la biología molecular.”

Extracto conferencia Por Dr. Jorge Carvajal P. Televisa México